La certificación de personas persigue aportar confianza en su competencia para realizar determinadas actividades, entendiendo por "competencia" el conjunto de conocimientos, experiencia y habilidades requeridas y demostradas para el desarrollo eficaz de las tareas encomendadas.

En algunos campos profesionales, más allá de la certificación de productos, procesos, servicios o sistemas de gestión, la cuestión que se plantea es: ¿tiene sentido y se puede reconocer, mediante una evaluación independiente, el buen hacer de un profesional en un ámbito determinado?.

Como posible respuesta internacional surgió el concepto de Certificación de Personas de acuerdo con la norma UNE-EN ISO/IEC 17024 que, al igual que otros esquemas de certificación, supone el reconocimiento formal por una tercera parte independiente, del cumplimiento de un conjunto de requisitos, en este caso por parte de los profesionales. Además del reconocimiento formal de los conocimientos esta certificación está especialmente orientada a evaluar la aptitud para aplicarlos en el desempeño profesional, basándose en la demostración de una combinación de conocimientos formales y experiencia práctica.

En España, la actividad se ha venido centrando en el ámbito industrial, en el que varias entidades llevan ya años acreditadas por ENAC para este tipo de certificación. Actualmente la certificación de personas acreditadas se está diversificando incorporándose actividades como la dirección de proyectos (Ingeniería civil, I+D+i, software...) u otras pertenecientes al ámbito regulado como la instalación de gas.

Instalador de gas es la persona física que, en virtud de poseer conocimientos teórico-prácticos de la tecnología de la industria del gas y de su normativa, está capacitado para realizar y supervisar las operaciones correspondientes a su categoría.

Estos requisitos vienen recogidos en la ITC-ICG 09 del Real Decreto 919/2006, de 28 de julio, por el que se aprueba el Reglamento técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos. El instalador de gas deberá desarrollar su actividad en el seno de una empresa instaladora de gas habilitada y deberá cumplir y poder acreditar ante la Administración competente cuando ésta así lo requiera en el ejercicio de sus facultades de inspección, comprobación y control y para la categoría que corresponda, entre otras situaciones: “Poseer una certificación otorgada por entidad acreditada para la certificación de personas, según lo establecido en el Real Decreto 2200/1995, de 28 de diciembre, que incluya como mínimo los contenidos que se indican en el anexo 1 de esta Instrucción Técnica Complementaria”.